DEPORTISTA

DEPORTISTA:

Es el que no solamente ha fortalecido sus músculos
o desarrollado su resistencia mediante la práctica de algún deporte,
sino que con esa práctica,
ha aprendido a reprimir la cólera,
a ser tolerante con sus compañeros,
a no aprovecharse vilmente de una ventaja,
a sentir intimamente como deshonor la mera sospecha de una trampa
y a soportar con la cabeza alta
y con alegría el desencanto de un revés.

Punch 1850



domingo, 6 de octubre de 2013

BUCEANDO EN LAS ISLAS PITIUSAS


            Soy de invierno. Personalmente prefiero el frío y la nieve al calor. Siempre pensé que cuando sientes frío puedes poner más ropa, pero en cambio cuando el Sol aprieta y ya no te queda nada por quitar..... mal asunto.   Por eso mi tierra me parece el lugar perfecto para vivir. Me gustan su clima y orografía.  Ahora bien. Reconozco que  también me gusta conocer nuevos lugares, vivir nuevas experiencias y conocer gente.  Así que para ello decidimos Ra y yo hacer un crucero para navegar y bucear por las islas Pitiusas en compañía de otras siete personas. ¿A quién le amarga un dulce? Jejeje...         

          En el puerto de Denia nos esperaban el velero y su tripulación Cris y Jesús (Instructora de buceo y patrón) Una gran pareja que nos hizo disfrutar de lo lindo.
              Después de presentarnos al resto de compañer@s, zarpamos rumbo a las aguas de Ibiza y Formentera, alternando la navegación a motor y a vela.

     Con esta imagen nos despedimos de Denia.

    Svedrá

    Ver ponerse el Sol es todo un espectáculo.



   Cada día en un lugar diferente. Pero sigo pensando que los regalos que nos ofrece la Naturaleza son grandiosos.

   Paz... mucha paz.

    Como no. También disfrutamos de atardeceres en el agua.

        La vida a bordo del Beluga era muy sencilla y relajada. Básicamente no había horarios.  Según íbamos despertando nos levantábamos. Tras un buen desayuno, bañito y primera inmersión del día.  Después de esta, recogíamos los equipos al tiempo que Jesús ponía rumbo a la siguiente y Cris nos sacaba "ricas viandas" para recargar las pilas.

    A media tarde la segunda sesión de buceo. Bañito, cervezas viendo la puesta de Sol y una cena digna de Reyes.
    Solo pisamos tierra en dos ocasiones. Una para tomar un vino una  noche en Formentera y otra la mañana siguiente para comprar pan y repostar.  Ra y yo nos encargamos de ir a la panadería. Entonces sufrimos el tantas veces nombrado "mal de tierra".  Quien nos iba a decir.   ¡¡¡ Marearnos en tierra firme!!!



    


     Vídeo grabado por Tomeno en la zona de Svedrá. En él aparecemos tod@s.... Salvo el autor. Jejeje.

     El "ausente" del anterior vídeo. Ahora...... en primera fila.


      Lobos de Mar.



     En varias ocasiones recibimos la "visita" de delfines. Nosotr@s ilusionad@s igual que niñ@,s corríamos de un lado para otro con el fin de verlos y fotografiarlos. Mientras Jesús con gran paciencia, situaba el barco en la mejor posición para que no nos perdiéramos ni un detalle.  Muchas gracias Patrón !!!



 

 
   Lo dicho. Ilusionados como niñ@s.



     Este dibujo representa la zona en la que efectuamos la penúltima inmersión, muy cerca de Formentera.
        Según nos contó Cris. En los años ochenta  se construyó una piscifactoría  (de unos quinientos metros cuadrados) para la cría de doradas pero "alguien" se esfumó con el dinero de la subvención y la empresa cerró. Como no había "efectivo" para pagar a los operarios, se decidió que cobraran en especie. Es decir; con las toneladas de pescado que había en el criadero.
   Lo que es malo para unos, es muy bueno para otros. En este caso nosotros disfrutamos de lo lindo "flotando ingrávidos" entre la gigantesca estructura, que nos recordaba a una especie de nave espacial.

     Piscifactoría hundida.

    Risas en Formentera.

    Cada noche fondeábamos en un lugar nuevo.

    Ataread@s preparando los equipos.

   Y al salir del agua. Nuestras caras lo dicen todo.

                Cris. Nuestra  "mami instructora". Siempre pendiente de nosotr@s. Dentro y fuera del agua.


      Como última aventura nos esperaba el regreso a Denia. Por la noche, después de haber recogido y estivado todo el material zarpamos de la costa Sur de Ibiza.
       No fui capaz de pegar ojo pues sentía cierto bajón, pena o que se yo...  Tenía la sensación de haber estado mucho más tiempo navegando. Y los primeros lugares que visitamos junto con las primeras inmersiones, me parecían ya muy lejanos.
    Atrás quedaron Ibiza y Formentera con sus cabos, calas e islotes;  Sagadera, Punta Porroig, Punta Prima, Sbanc, Svedrá y otros muchos que soy incapaz de recordar pero que tengo grabados en mi retina para siempre. (Espero).
     El mar estaba bastante picado. Para evitar las sacudidas del barco, Jesús desplegó la vela. De esta forma (combinando la vela y el motor) la navegación se hizo más fluida.  Una semana más y me hago almirante !!! jejeje.
    Tras pasar un buen rato con él  arreglando el Mundo, aprendiendo algo de estrellas, mar y barcos, me fui a dormir.

     Por la mañana esta fue la primera imagen que vi. Ya estábamos llegando a la Península Ibèrica. El Montgó de Denia nos daba la bienvenida.

 


      Un último brindis para despedir una gran aventura con magnífic@s compañer@s.
         ¡¡¡Volveremos a vernos !!!